Menu

Ángel varado

En esta web siempre intento encontrar palabras, plasmar realidades, sentimientos y opiniones a través de la escritura. Pero en esta ocasión no encuentro “versos” para la atrocidad de la especie humana plasmada en la foto del pequeño Aylan Kurdi.

Llegó la hora de reflexionar sobre quién somos y sobre todo hacia dónde vamos. Nuestra insignificancia en este mundo (la muerte siempre nos gana la batalla) nos debería obligar a reflexionar sobre qué mundo estamos construyendo y sobre la hipoteca emocional y vital que estamos dejando a nuestra descendencia.

La foto del pequeño inerte en la orilla es la realidad más atroz plasmada en una instantanea que más que vergüenza debería aterrarnos por lo que supone: la desesperación de un pueblo (mañana podría ser cualquier otro ya que la globalización de la guerra, el terrorismo y la codicia es universal), el anhelo de libertad, de buscar futuro para tus hijos aun el alto precio que supone dejar atrás tu vida, ahorros y raices, mientras que los ricos y poderosos que tienen poder y decisión construyen fronteras y levantan muros, refugiados en el deseo de llenar las arcas del euro o el dólar de turno, del petróleo o el armamentismo con el que blindar sus fronteras de cara a un enemigo invisible que proyecta la sombra que dejamos tras el foco que nos señala con el dedo acusador.

Pienso en mis sobrinos Javier y Aitana; en Aylin y Eduardo. Veo la foto del pequeño Aylan y las conciencias dormidas, que parecen vencidas ante la continua sumisión en la que vivimos instaurados, deberían alzarse y derribar fronteras para los que no existe lengua, religión, raza ni sexo.

Opiniones sobre la web:

May Pérez Castellano (familiar de paciente)


No solo destacar su labor como buen profesional sino como persona por su trato tan Humanitario hacia el paciente muy cercano y muy amable hacen falta mas personas como Juan ya que muchas veces se olvidan que los pacientes necesitan ese trato humanitario es tan importante como una buena medicación. Enhorabuena por tu trabajo y no cambies nunca porque médicos como tu hay pocos y se necesitan…

Juanjo Ballesteros (periodista)


Es un espacio web muy útil, completo y cómodo. La cercanía con la que el doctor Toral trata a sus pacientes internautas hace que sus consejos queden muy bien entendidos. Además, los videotutoriales (con su acertada línea desenfadada) son herramientas convenientes.

Ángel Barrajón (suscriptor)


Sin duda una buena web donde aclarar muchas de las dudas que de cuando en cuando me surgen. Agradezco el enfoque altamente científico de tus publicaciones.

José Sepulveda (ciudadano 2.0)


Ser médico es sin duda una profesión vocacional a la que uno queda conectado las 24 horas del día y cuando a eso le añades la pasión en el desempeño es cuando surge el innovador servicio de consulta online del Dr. Juan Toral, un médico que ha sabido entender que a medida que avanza la ciencia y se multiplica la burocracia, el acceso rápido y la comunicación de los pacientes con los galenos se vuelve cada vez más complicada,  se acabó el esperar horas innecesariamente para saber si la gripe va en serio o no, para esperar por la interpretación de una analítica , se acabó pedir cita, aguardar cola y perder la mañana esperando en la consulta para resolver dudas que solo están a un click de distancia de ser aclaradas rápidamente por “el médico que llevo en mi teléfono móvil”.  Excelente

Jose Antonio Trujillo (#MedicoMentor de freshhealth.es)


La e-medicina facilita la construcción de nuevos ámbitos de encuentro entre los pacientes y los profesionales. Las nuevas tecnologías solo pueden acercar a las personas si no olvidamos la vertiente humanista de nuestra profesión. El Dr.Juan Toral representa el nuevo humanismo médico 3.0

Este sitio usa cookies.

Usted acepta su uso. Saber más

Acepto
En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usalas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Política de Privacidad.