Menu

Más Papista que el Papa: Francisco, yes we can!

 

 

Tengo que reconocer que vivo inmerso en una crisis de FE. Desde hace tiempo y por las diferentes circunstancias y experiencias vitales he ido moldeando mis creencias y he amoldado la religión a estas en vez de yo adaptarme al seno que marca la Biblia o escritos de referencia según el Dios que se venere (para gustos lo colores) .

Creo en mi Borriquillo, en los valores y sentimientos que vivo por, en y para la Semana Santa, tengo predilección por un cura de Úbeda que ha sido testigo de las pérdidas e incorporaciones familiares como cura de cabecera, pero sobre todo creo en las buenas personas sin mirar las credenciales religiosas que porten y defienden. Pero más allá de esto, encuentro un páramo desolado de mensajes vacíos, de Roucos Valeras y compadres y compinches con un mensaje obsoleto, provocador e hiriente que hace que la brecha entre la realidad y el irreal e idealista mundo que algunos defienden desde púlpitos, haga que la herida no deje de sangrar.

 

Los últimos años de Karol Józef Wojtyła como Juan Pablo II me dejaron frío, la elección de Joseph Aloisius Ratzinger como Benedicto XVI, añoso conservador con su mensaje tibio, provocó un inmovilismo que me decepcionó. Y llegó Jorge Mario Bergoglio, el Papa Francisco, el cual se coló como infiltrado en las quinielas de pretendientes en las que no aparecía el mejor posicionado. Desconocía sus méritos para ser el sucesor de San Pedro y poseer las llaves de la Iglesia, y no me concentré en la Plaza del Vaticano a la espera del cambio de color de la fumata. Me llamó más la atención aquello de ser un Papa de habla hispana y su ferviente admiración por el fútbol y el San Lorenzo de Almagro, camiseta con el que había posado en ocasiones.

Sin embargo, estos días he leído en prensa y visto en televisiones las multitudinarias escenas de jóvenes que acampaban y hacían desaparecer la arena de la playa de Copacabana que hacen de las Jornadas Mundiales de la Juventud una corriente que jamás llego a entender. Escenas que me suelen despertar incredulidad, como las palabras que esta vez pude escuchar de boca del “jefe” de los curas, que por primera vez en mucho tiempo se sale de los cánones  preestablecidos y se quita el corsé que parece asfixiar las ideas de los hombres de Dios.

"Si alguien es gay y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?"

“La convivencia pacífica entre las diferentes religiones se ve beneficiada por la laicidad del Estado, que, sin asumir como propia ninguna posición confesional, respeta y valora la presencia del factor religioso en la sociedad”.

"Jesús nos ofrece algo más grande que la Copa del Mundo, la posibilidad de una vida fecunda y feliz"

 

Un rayo de luz entre las tinieblas sacerdotales que se nublan entre abusos de poderes, sumisión y escándalos que dejan en un segundo plano la labor altruista de muchos párrocos que en pequeños pueblos y barriadas son el eje del cambio, el madero al que el que lo pasa mal se aferra en su intento desesperado de salir hacia delante. Y por primera vez en mucho tiempo, escucho, leo y aprecio un cambio verdadero en las altas esferas papales, la mejor “publicidad” y el mejor reclamo para frenar el retroceso de fe y creencias en el que se había convertido la iglesia católica entre la gente de a pie, la gente joven. Llegado este punto, he dejado de creer en Santas Escrituras, ahora lo hago en las buenas personas, en lo que dicen y sobre todo en lo que hacen.

 

Quizás no todo esté perdido… Francisco, yes you can!

Encuentra las 6 diferencias:

1. Cambió el trono de oro por una silla de madera...algo más apropiado para el discípulo de un carpintero.

2. No quiso la bufanda roja bordada en oro para verse fresa.

3. Usa los mismos zapatos negros viejos, no pidió zapatillas rojas estilo Ratzinger.

4. Usa su misma cruz de metal, nada de rubíes y diamantes.

5. Su anillo papal es de plata, no de oro.

6. Usa por debajo los mismos pantalones negros de siempre para recordarse que es un sacerdote más.

Opiniones sobre la web:

May Pérez Castellano (familiar de paciente)


No solo destacar su labor como buen profesional sino como persona por su trato tan Humanitario hacia el paciente muy cercano y muy amable hacen falta mas personas como Juan ya que muchas veces se olvidan que los pacientes necesitan ese trato humanitario es tan importante como una buena medicación. Enhorabuena por tu trabajo y no cambies nunca porque médicos como tu hay pocos y se necesitan…

Juanjo Ballesteros (periodista)


Es un espacio web muy útil, completo y cómodo. La cercanía con la que el doctor Toral trata a sus pacientes internautas hace que sus consejos queden muy bien entendidos. Además, los videotutoriales (con su acertada línea desenfadada) son herramientas convenientes.

Ángel Barrajón (suscriptor)


Sin duda una buena web donde aclarar muchas de las dudas que de cuando en cuando me surgen. Agradezco el enfoque altamente científico de tus publicaciones.

José Sepulveda (ciudadano 2.0)


Ser médico es sin duda una profesión vocacional a la que uno queda conectado las 24 horas del día y cuando a eso le añades la pasión en el desempeño es cuando surge el innovador servicio de consulta online del Dr. Juan Toral, un médico que ha sabido entender que a medida que avanza la ciencia y se multiplica la burocracia, el acceso rápido y la comunicación de los pacientes con los galenos se vuelve cada vez más complicada,  se acabó el esperar horas innecesariamente para saber si la gripe va en serio o no, para esperar por la interpretación de una analítica , se acabó pedir cita, aguardar cola y perder la mañana esperando en la consulta para resolver dudas que solo están a un click de distancia de ser aclaradas rápidamente por “el médico que llevo en mi teléfono móvil”.  Excelente

Jose Antonio Trujillo (#MedicoMentor de freshhealth.es)


La e-medicina facilita la construcción de nuevos ámbitos de encuentro entre los pacientes y los profesionales. Las nuevas tecnologías solo pueden acercar a las personas si no olvidamos la vertiente humanista de nuestra profesión. El Dr.Juan Toral representa el nuevo humanismo médico 3.0

Este sitio usa cookies.

Usted acepta su uso. Saber más

Acepto
En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usalas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Política de Privacidad.