Menu

Messi y la locura nacional

Messi es uno de los elegidos, una de esas personas tocadas con la varita de la divina providencia, con ese algo que le hace diferente al resto de mortales. Sus hazañas futbolísticas no admiten lugar al debate, sean cual sean los colores que defiendas como equipo. Mi madridismo más acérrimo no me impide reconocer que hace cosas en un campo de fútbol que jamás antes había visto en otro futbolista: regates, goles, quiebros, conquistas a modo de títulos en la punta del iceberg que ha sido el FC Barcelona en el último lustro.


Su halo futbolístico es tan grande que lo silencia todo. A Lionel se le han visto gestos feos que se han minimizado ante las grandezas de su arte futbolístico, en parte labor de la prensa deportiva catalana que es una buena madre a la hora de proteger a los suyos. Se le ha visto escupir a un rival (lo hizo con Duda en Málaga en 2008), mandar sms “intimidatorios” a Pep cuando sintió que un nuevo macho alfa (Ibrahimovic) le podía quitar el protagonismo que él merecía por méritos personales; ha hecho gestos provocativos a banquillos rivales como en varias ocasiones hizo ante el eterno rival al que tras un gol en una Supercopa les llegó a gritar “sois una banda”; ha recriminado ostensiblemente su enfado ante compañeros como Tello o Villa por no pasarles una bola que el cree suya, ha tenido el cruce de cables de todo humano como aquel día que mandó un pelotazo sin sentido a la grada del Santiago Bernabéu (mala plaza para perder los nervios); se ha cabreado haciendo su enojo visible ante un cambio en el minuto 80 con un partido resuelto 4-1 lo que demuestra su hambre por seguir engrandeciendo su leyenda, pero también una falta de respeto hacia el compañero que lo sustituye, y también se le presupone su influencia para que ningún delantero haya cuajado en el Barcelona, moviendo la silla a Etoo, Bojan, Ibrahimovic y Villa. Pero su fútbol irrepetible e imposible de imitar que supone incluso un desafío para las videoconsolas que ven impotentes como día a día aumenta su gama de recursos inimaginables (recuerdo especialmente un gol que le marcó en Champions al Arsenal donde delante del portero, paró el tiempo, picó la pelota modo fútbol playa para colocarse la pelota y chutar desde las alturas) hace que todo lo deje en un segundo plano, silenciando con su arte cualquier pero con que se le pueda acusar.

La última andada de Messi y su clan ha sido defraudar a Hacienda (no olvidar que somos todos), 4.1 millones de euros, que se dice pronto y parece poca cosa ante las cifras que acostumbramos a escuchar en el burbuja de fantasía que es el fútbol. Y en parte me creo que Messi no estuviera al tanto de las gestiones de su gente de confianza que le mueve sus finanzas. Cuando uno tiene tanto y vive por y para otros menesteres que en su caso es el fútbol, me creo que delegue los asuntos económicos en sus gestores de confianza…aunque esa supuesta falta de desconocimiento no le exime de responsabilidades. Me mueve las tripas la avaricia del que más tiene, la picardía defraudatoria, pero sobre todo me mueve las tripas la subnormalidad nacional que hace que un supuesto delincuente (lo siento, Messi, no te cabrees pero 4 millones no es asunto baladí), entrara el pasado 27 de Septiembre a los juzgados de Gavá relajado y sonriente mientras un público que llenaba las inmediaciones se dejaba la garganta con gritos tan curiosos como “Messi campeón”, “Messi eres el mejor”, “Messi presidente”, “Viva Messi”.

Y es que vivimos en un país de indignados bipolares que demostramos nuestra doble y falsa moral. Clamamos justicia con los Bárcenas de turno, con las financiaciones ilegales, con los EREs destapados, con las cuerdas invisibles que mueven la economía mundial que nos asfixia hasta dejarnos sin trabajo, sin hipotecas y sin casa…y luego llega la Belén Esteban de turno como ha sido Messi en su entrada triunfal a los Juzgados y demuestra la miseria nacional sobre la que estamos asentados, unas arenas movedizas que demuestran que tenemos políticamente lo que nos merecemos ya que la política al fin de cuentas no es más que el reflejo probabilístico de representación social. No podemos pedir al político de turno (sea cual sea su carnet de afiliado) honestidad y transparencia cuando a alguien que defrauda (voluntaria o involuntariamente 4,1 millones de €) se le recibe con gritos de alabanza en ese canto de sirena con el que vivimos anestesiados.

Me da rabia y vergüenza ajena escenas esperpénticas como las vividas los otros días en Gavá. Hacienda somos todos, y de esos 4,1 millones saldría un buen dinero para las pagas de esa gente subnormal (en el buen sentido de la palabra ya que demuestran estar en un nivel por debajo de la normalidad que marcaría el enfado ante un engaño de similares proporciones) que vitoreaba como si de un Robbin Hood moderno se tratase el hurto del clan Messi.

En fin, país…

Opiniones sobre la web:

May Pérez Castellano (familiar de paciente)


No solo destacar su labor como buen profesional sino como persona por su trato tan Humanitario hacia el paciente muy cercano y muy amable hacen falta mas personas como Juan ya que muchas veces se olvidan que los pacientes necesitan ese trato humanitario es tan importante como una buena medicación. Enhorabuena por tu trabajo y no cambies nunca porque médicos como tu hay pocos y se necesitan…

Juanjo Ballesteros (periodista)


Es un espacio web muy útil, completo y cómodo. La cercanía con la que el doctor Toral trata a sus pacientes internautas hace que sus consejos queden muy bien entendidos. Además, los videotutoriales (con su acertada línea desenfadada) son herramientas convenientes.

Ángel Barrajón (suscriptor)


Sin duda una buena web donde aclarar muchas de las dudas que de cuando en cuando me surgen. Agradezco el enfoque altamente científico de tus publicaciones.

José Sepulveda (ciudadano 2.0)


Ser médico es sin duda una profesión vocacional a la que uno queda conectado las 24 horas del día y cuando a eso le añades la pasión en el desempeño es cuando surge el innovador servicio de consulta online del Dr. Juan Toral, un médico que ha sabido entender que a medida que avanza la ciencia y se multiplica la burocracia, el acceso rápido y la comunicación de los pacientes con los galenos se vuelve cada vez más complicada,  se acabó el esperar horas innecesariamente para saber si la gripe va en serio o no, para esperar por la interpretación de una analítica , se acabó pedir cita, aguardar cola y perder la mañana esperando en la consulta para resolver dudas que solo están a un click de distancia de ser aclaradas rápidamente por “el médico que llevo en mi teléfono móvil”.  Excelente

Jose Antonio Trujillo (#MedicoMentor de freshhealth.es)


La e-medicina facilita la construcción de nuevos ámbitos de encuentro entre los pacientes y los profesionales. Las nuevas tecnologías solo pueden acercar a las personas si no olvidamos la vertiente humanista de nuestra profesión. El Dr.Juan Toral representa el nuevo humanismo médico 3.0

Este sitio usa cookies.

Usted acepta su uso. Saber más

Acepto
En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usalas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Política de Privacidad.