Menu

Adopción Deluxe

En España si tienes padrino todo es más fácil. Si tienes un apellido reconocido, una voz portentosa y eras catalogada como “la más grande” podías conseguir la nulidad matrimonial de tu hija con un guardia civil que salió rana al mismo tiempo que la concesión de un hijo en adopción, sin enfrentarte a las asfixiantes leyes que rigen la burocracia, o al menos sin encontrar la resistencia a la que se enfrenta el ciudadano de a pie que encuentra más espinas que rosas en los caminos de la jurisdicción. Lo mismo pasaba si tenías una finca llamada “Cantora”, llenabas teatros con las canciones que lustros atrás te encumbraron…donde daba igual ser madre soltera (la viuda de España tras el fallecimiento de su marido en una plaza de toros), tener un convulso currículum de relaciones fallidas con excéntricos y  hombres con cargos penales, además de algún coqueteo rumoreado de más con alguna mujer que dominaba las ondas radiofónicas… deméritos insuficientes para que no le concedieran la adopción de una hija venida desde lejos con la intención de llenar el hueco de su vida llena de elementos vacíos.

Hijos abandonados a un destino mediatizado hacia el abismo de la fama de papel couché sobre la que se criaron, creciendo más con la compañía del periodista del corazón de turno que con la figura paternal o maternal esquiva ante las  “obligaciones” del famoseo de medio pelo con el que se encumbra a ciertos personajes en este sainete nacional llamado España. Juguetes rotos que se han hecho girones a medida que la infancia artificial de príncipes y princesas se tornaba en el tortuoso callejón sin salida de la realidad de una dura adolescencia en la que no tienen apellido,  nación, identidad ni referencias a las que seguir, en las que la tangente es la dirección hacia la huida más fácil de tomar.

En una misma semana, José Fernando, hijo adoptivo del torero Ortega Cano seguía los pasos de su padre entrando en el calabozo y posando de frente y de perfil para las fotos de comisaría tras sus múltiples problemas de drogas, hurto, peleas y conflictos varios. Y en el otro lado del ring imaginario, Chabelita, hija de Isabel Pantoja, sin oficio ni beneficio, estrenaba su reciente mayoría de edad con el anuncio televisivo a bombo y platillo de su embarazo, independencia y amenaza de exclusiva previo millonada para encontrar en el dinero basura la solución a su vida de cartón piedra con la que creció mientras veía como su hermano interpretaba tanto en Torrente como en la vida real un papel, o cómo su madre se dejaba arrastrar por la sombra de Malaya y el poderoso poder de Don Dinero.

Y mientras, parejas que por incompatibilidad genética o por concienciación social que intentan encontrar respuestas en una ansiada adopción, se dan de bruces con la realidad de la negativa ante las excusas de la solvencia económica, las leyes “inexorables” que para el pobre no tiene excepciones o los trámites que se dilatan en el tiempo hasta desesperar. O como parejas homosexuales encuentran en la definición tradicional de familia una barrera insalvable, donde importa más si das o recibes que el amor y los valores hacia la vida que le puedas inculcar a ese hijo.

Pero mientras para el anónimo todo son trabas, los niños de la alcachofa crecieron y se hicieron grandes y siguen llenando programas y páginas de revista, pero ya no como los hijos de, sino como nuevas y emergentes figuras mediáticas, juguetes rotos, carne de cañón…mientras la prensa se echa las manos a la cabeza en señal de alarma al mismo tiempo que hincan el diente como el tiburón cuando huele la sangre.

        

Opiniones sobre la web:

May Pérez Castellano (familiar de paciente)


No solo destacar su labor como buen profesional sino como persona por su trato tan Humanitario hacia el paciente muy cercano y muy amable hacen falta mas personas como Juan ya que muchas veces se olvidan que los pacientes necesitan ese trato humanitario es tan importante como una buena medicación. Enhorabuena por tu trabajo y no cambies nunca porque médicos como tu hay pocos y se necesitan…

Juanjo Ballesteros (periodista)


Es un espacio web muy útil, completo y cómodo. La cercanía con la que el doctor Toral trata a sus pacientes internautas hace que sus consejos queden muy bien entendidos. Además, los videotutoriales (con su acertada línea desenfadada) son herramientas convenientes.

Ángel Barrajón (suscriptor)


Sin duda una buena web donde aclarar muchas de las dudas que de cuando en cuando me surgen. Agradezco el enfoque altamente científico de tus publicaciones.

José Sepulveda (ciudadano 2.0)


Ser médico es sin duda una profesión vocacional a la que uno queda conectado las 24 horas del día y cuando a eso le añades la pasión en el desempeño es cuando surge el innovador servicio de consulta online del Dr. Juan Toral, un médico que ha sabido entender que a medida que avanza la ciencia y se multiplica la burocracia, el acceso rápido y la comunicación de los pacientes con los galenos se vuelve cada vez más complicada,  se acabó el esperar horas innecesariamente para saber si la gripe va en serio o no, para esperar por la interpretación de una analítica , se acabó pedir cita, aguardar cola y perder la mañana esperando en la consulta para resolver dudas que solo están a un click de distancia de ser aclaradas rápidamente por “el médico que llevo en mi teléfono móvil”.  Excelente

Jose Antonio Trujillo (#MedicoMentor de freshhealth.es)


La e-medicina facilita la construcción de nuevos ámbitos de encuentro entre los pacientes y los profesionales. Las nuevas tecnologías solo pueden acercar a las personas si no olvidamos la vertiente humanista de nuestra profesión. El Dr.Juan Toral representa el nuevo humanismo médico 3.0

Este sitio usa cookies.

Usted acepta su uso. Saber más

Acepto
En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usalas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Política de Privacidad.