Menu

Mal aliento

¿Agobiad@ por el mal aliento? ¿Alguna vez has tenido la desagradable sensación de tener miedo de abrir la boca por sentir como el olor que desprende pudiera molestar a los demás? El mal aliento, conocido como halitosis es un desagradable fenómeno que en ocasiones puede interferir en la calidad de vida de las personas y tener consecuencias psicológicas ya que quién lo presenta puede desarrollar miedos y fobias en torno a las relaciones sociales pudiendo desarrollar un distanciamiento interpersonal e incluso evitar las relaciones por la molesta sensación y el rechazo que su aliento puede provocar en los otros.

En esta entrada-videotutorial intentaremos saber las causas del mal aliento y los remedios que podemos seguir para evitarlo.

INTRODUCIENDO LA HALITOSIS

Quizás no hagan falta las presentaciones, pero la halitosis se podría definir como el desagradable olor del aire emitido por la cavidad oral.

Este trastorno no entiende de distinciones ya que puede estar presente tanto en hombres, como mujeres y también a cualquier edad.

El aliento es un gas que se compone por más de 200 compuestos volátiles que se pueden condicionar/alterar en función del estado de salud, la condición física, las comidas, la toma de fármacos, los estilos de vida e incluso el ambiente. El mal aliento sería indicador de una actividad bacteriana anormal o de un mecanismo fisiológico alterado.

En relación con el tiempo, la halitosis puede ser transitoria (se correlaciona con ciertos momentos o situaciones de la vida) o persistente/patológica (puede existir una afectación bucal o sistémica que lo justifique).

Varios han sido los intentos en forma de estudios para conocer la prevalencia del mal aliento. Alguno de ellos la cifran en torno al 20% de la población estudiada.

 

CLASIFICACIÓN DEL MAL ALIENTO

Varias son las formas de clasificar este fenómeno. Considero que estas tres categorías sería buena forma:

Halitosis verdadera: cuando el observador percibe un olor desagradable

Pseudohalitosis: el mal olor es percibido por el paciente pero no por el observador

Halitofobia: cuando se solucionan las causas y el problema pero el paciente sigue teniendo la percepción

Hay quien también lo clasifica según el origen del mal aliento en oral (boca) y extraoral. Según un estudio del Instituto del Aliento (2010), se estimó que el 60% de las halitosis tenían su origen en la boca.

¿Sabías que la palabra halitosis viene de los vocablos “halitus” (aire espirado) y “osis” (sufijo que describe una alteración patológica?

EL OLOR NOS PUEDE PONER EN LA PISTA

En ocasiones, el olor puede ser la señal de una patología. Más adelante intentaremos hablar sobre las diferentes causas, pero tenemos que tener en cuenta diferentes olores que podemos tener:

Olor a frutas (manzana): es un signo de cetoacidosis, una complicación de la diabetes que puede poner en riesgo la salud de estas personas.

Olor a heces: puede ser un síntoma de una obstrucción intestinal. También se puede presentar temporalmente si la persona tiene puesta una sonda través de la nariz o la boca hasta el estómago

Olor a amoniaco: suele ser típico de personas con insuficiencia renal crónica

CAUSAS DEL MAL ALIENTO

Como ya he comentado anteriormente, aproximadamente el 60% de las veces el mal aliento tiene su origen en la boca. En torno a las causas extraorales hay un diagnóstico más complicado ya que el origen puede estar a nivel del aparato respiratorio, el tubo digestivo y ser un síntoma de una enfermedad sistémica. A continuación haremos un recorrido por patologías que más se asocian a la halitosis:

· Boca: suele explicarse por fenómenos de necrosis o putrefacción en el que intervienen bacterias sobre la materia orgánica. En este grupo pueden influir situaciones de mala higiene, lengua saburrosa, enfermedades periodontales, hiposalivación, caries muy extensas, abscesos, alveolitis, pericoronaritis; retenciones alimentarias interdentales, sangrado gingival, exposición pulpar, heridas quirúrgicas, candidiasis, prótesis, piercings en la lengua,…

· Aparato respiratorio: normalmente se debe al aparato respiratorio superior (por encima de la laringe). La respiración bucal influye en la cantidad y la composición bacteriana de la saliva. Dentro de este grupo, las situaciones más frecuentes serían rinosinusitis, obstrucción nasal, rinorrea posterior, desviación del septo nasal, adenoiditis, amigdalitis, amigdalitis, presencia de cuerpos extraños, abscesos nasofaríngeo y retrofaríngeos, carcinomas de laringe o situaciones del aparato respiratorio inferior como bronquitis, bronquiectasias, neumonías, abscesos pulmonares o carcinomas de pulmón.

· Tubo digestivo: es probable que hayas escuchado en alguna ocasión aquello de que el mal aliento reside en un problema estomacal…aunque como hemos visto, no es la principal causa. Entre las situaciones a este nivel que pueden justificar la halitosis nos encontraríamos divertículo faríngeoesofágico o de Zenker, reflujo gastroesofágico, neoplasias, gastritis, úlceras, infección por helicobacter pylori, hernia de hiato, vómitos, presencia de cuerpo extraño en la faringe, enfermedad inflamatoria intestinal…

· Nutrición y/o hábitos-estilos de vida:varias pueden ser las situaciones que pueden influir en el mal aliento: los alimentos, el tabaco, el alcohol, la deshidratación, tener fiebre…

· Enfermedades sistémicas: a este nivel tendríamos que reconocer enfermedades hepáticas, diabetes, la intolerancia a la lactosa, la toma de ciertos medicamentos o incluso parece tener relación con el ciclo menstrual

· Origen psicológico: existen ciertos estados psicológicos como el estrés o la ansiedad que pueden generar una halitosis verdadera al disminuir la secreción de saliva.

El mal aliento no puede transmitirse por los besos, no existe riesgo de contagio

REMEDIOS-TRATAMIENTO FRENTE AL  MAL ALIENTO

Si padeces halitosis estarás deseando que hablemos sobre el tratamiento. Como hemos visto anteriormente, según sea la causa del mal aliento, es lógico pensar que el abordaje será diferente. Es por ello por lo que se han distinguido 5 categorías según la causa para establecer guías de actuación y hacer más fácil el tratamiento.

A continuación, haremos un repaso detallado por cada grupo

Halitosis fisiológica TN-1

Dentro de este primer gran grupo habría que citar las recomendaciones generales que todas las personas que sufran de halitosis deben seguir a cabo. Dentro de estas se aconseja lo siguiente:

- Buena higiene dental y que la dentadura esté en buen estado: el hilo dental es clave ya que elimina residuos que pueden quedar entre nuestros dientes. Se aconseja al menos cepillarse dos veces al día con una pasta con fluor.

- Limpieza de la lengua y el paladar diariamente mediante un cepillado

- Higiene de dentaduras postizas

- Cambios en la alimentación: una dieta rica en fruta fresca y verdura y baja en grasas y carnes reduce el mal aliento. También hay que evitar alimentos que se relacionan con la halitosis como el ajo, la cebolla o el alcohol.

- No fumar

- Evitar la escasez de saliva: se aconseja beber mucho agua y evitar bebidas con cafeína. Una buena opción serían los caramelos y/o chicles sin azúcar. En caso de continuar con xerostomía (escasa saliva) se puede recurrir a saliva artificial como compuestos de carboximetilcelulosa o a pilocarpina

- Enjuagues con colutorios, sobre todo antes de ir a dormir, ya que por la noche es cuando la actividad bacteriana es más intensa. Una buena opción son los de clorhexidina.

Halitosis secundaria o patología oral TN-2

La halitosis patológica de origen oral está producida principalmente por la enfermedad periodontal. El mejor abordaje pasa por acudir a un dentista para solucionar la causa subyacente. El tratamiento está dirigido a eliminar las fuentes de compuestos sulfúricos volátiles, técnicas de higiene y el tratamiento bucal pertinente.

Halitosis extraoral TN-3

Esta halitosis debe ser estudiada por el médico de cabecera y en ocasiones puede terminar precisando derivación a otro especialista médico para aplicar el tratamiento específico para cada enfermedad

- En infección por Helicobacter Pylori: hay una relación entre la erradicación de la bacteria y la desaparición de la halitosis. Por lo que en estos casos las medidas generales anteriormente no serían efectivas hasta que no completáramos el tratamiento antibiótico

- Suele hacer falta la antibioterapia sistémica en patologías infecciosas de la cavidad oral como amígdalas, sinusitis, bronquitis…

- En ocasiones, también se puede necesitar corticoides nasales para remediar la afectación de la mucosa nasal.

- Ciertas situaciones sistémicas precisarán incluso pasar por quirófano para resolver la causa.

Pseudohalitosis TN-4

Los pacientes con pseudohalitosis creen que el comportamiento de otras personas está condicionado por su mal aliento. En estos pacientes es muy importante hacer una labor de educación, facilitarle explicación e informarles detenidamente e incluso facilitar literatura de apoyo. Estos pacientes suelen encontrar solución con el consejo médico.

Halitofobia TN-5

Estos pacientes necesitan ayuda psicológica especializada y pueden terminar precisando desde psicoterapia a algún fármaco como los ansiolíticos.

 

Que nada ni nadie te quite el miedo de abrir la boca. Si te ha resultado interesante, no dudes en compartir este artículo, ya que como las hemorroides, quién padece de mal aliento suele sufrirlo en silencio

BIBLIOGRAFÍA

-               Foglio Bonda PL., Rocchetti V., Migliario M. Et al. La halitosis: revisión de la literatura. Primera parte. Avances en edontoestomatología. Vol 23. Numero 6. 2007.

-               Foglio Bonda PL., Rocchetti V., Migliario M. Et al. La halitosis: revisión de la literatura. Segunda parte. Avances en edontoestomatología. Vol 24. Numero 2. 2008.

-               Fernández Amézaga J., Rosanes Gonzáles R. Halitosis: diagnóstico y tratamiento en Atención Primaria. Medifam. 2002; 12: 45-57

-               Fernández Esquivel MR. Diagnóstico y tratamiento de la halitosis. Rev. Cienti. Odontol, Vol 5 nº 2, 2009

 

Opiniones sobre la web:

May Pérez Castellano (familiar de paciente)


No solo destacar su labor como buen profesional sino como persona por su trato tan Humanitario hacia el paciente muy cercano y muy amable hacen falta mas personas como Juan ya que muchas veces se olvidan que los pacientes necesitan ese trato humanitario es tan importante como una buena medicación. Enhorabuena por tu trabajo y no cambies nunca porque médicos como tu hay pocos y se necesitan…

Juanjo Ballesteros (periodista)


Es un espacio web muy útil, completo y cómodo. La cercanía con la que el doctor Toral trata a sus pacientes internautas hace que sus consejos queden muy bien entendidos. Además, los videotutoriales (con su acertada línea desenfadada) son herramientas convenientes.

Ángel Barrajón (suscriptor)


Sin duda una buena web donde aclarar muchas de las dudas que de cuando en cuando me surgen. Agradezco el enfoque altamente científico de tus publicaciones.

José Sepulveda (ciudadano 2.0)


Ser médico es sin duda una profesión vocacional a la que uno queda conectado las 24 horas del día y cuando a eso le añades la pasión en el desempeño es cuando surge el innovador servicio de consulta online del Dr. Juan Toral, un médico que ha sabido entender que a medida que avanza la ciencia y se multiplica la burocracia, el acceso rápido y la comunicación de los pacientes con los galenos se vuelve cada vez más complicada,  se acabó el esperar horas innecesariamente para saber si la gripe va en serio o no, para esperar por la interpretación de una analítica , se acabó pedir cita, aguardar cola y perder la mañana esperando en la consulta para resolver dudas que solo están a un click de distancia de ser aclaradas rápidamente por “el médico que llevo en mi teléfono móvil”.  Excelente

Jose Antonio Trujillo (#MedicoMentor de freshhealth.es)


La e-medicina facilita la construcción de nuevos ámbitos de encuentro entre los pacientes y los profesionales. Las nuevas tecnologías solo pueden acercar a las personas si no olvidamos la vertiente humanista de nuestra profesión. El Dr.Juan Toral representa el nuevo humanismo médico 3.0

Este sitio usa cookies.

Usted acepta su uso. Saber más

Acepto
En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usalas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Política de Privacidad.