Menu

Urgencias y el caos

La noche del sábado fue una de esas guardias que terminan en el recuerdo por la dureza que la carga de trabajo y emocional suponen en el trabajador que poco más que salvar el turno puede. Con más de 3 horas de espera para atender a los pacientes que por uno u otro motivo decidieron acudir a Urgencias (hay que recordar que desde los despachos se definió que urgencia es todo aquello que el/la paciente considere urgente), las Urgencias de cualquier hospital se terminan convirtiendo en una boca de embudo con una salida muy estrecha ya que en la sala de espera pueden convivir pacientes pacientes (valga la redundancia), impacientes, agitados, nerviosos, agradecidos, que increpan, intoxicados,.... lo que convierte la espera en un caldo de cultivo en el que el trabajador en ocasiones se siente abandonado a su suerte o mala suerte.

He trabajado en varias ciudades y tengo compañeros practicamente en todos los rincones del país y la mayoría coincidimos en esa desagradable sensación de en ocasiones verse superado por las circustancias de mucha demanda y pocos medios y personal. En jornadas aciagas suelo defender con convicción aquello de que "pocas cosas pasan" y me sumo a los que dicen resignados "esto no está pagado" aunque a pie de calle se pueda pensar que el sanitario es rico por lo que cobra. Si somos ricos es por la satisfacción que nos da con tratar con personas, la riqueza de aprender de todas las historias a las que atendemos, de la gratitud de intentar ser útil para el que nos necesita.

Quizás es el momento de replantear los servicios sanitarios; de organizarnos mejor; de cambiar la educación que se ha creado en torno a la salud; de potenciar la Atención Primaria para erradicar la falsa idea de que los Centros de Salud no tienen poder de resolución; de aliviar las listas de espera que hacen que los pacientes tengan que buscar atajos en los laberintos burocráticos en los que nuestra sanidad (años atrás considerada como una de las mejores a nivel mundial) se está pudriendo ante la pasividad de unos y la permisividad de otros.

Esta entrada de amarga semiprotesta debería servir como un llamamiento hacia las administraciones. Y es que el problema de lo público es que el ciudadano piensa que es gratis y los políticos que es suyo. Mientras tanto seguiremos en la trinchera, al pie del cañón, sanando heridas de guerra mientras nuestro alma enferma poco a poco.

 

Si quieres recibir opiniones como esta suscríbete a #MedicoCabeceraOnline

Opiniones sobre la web:

May Pérez Castellano (familiar de paciente)


No solo destacar su labor como buen profesional sino como persona por su trato tan Humanitario hacia el paciente muy cercano y muy amable hacen falta mas personas como Juan ya que muchas veces se olvidan que los pacientes necesitan ese trato humanitario es tan importante como una buena medicación. Enhorabuena por tu trabajo y no cambies nunca porque médicos como tu hay pocos y se necesitan…

Juanjo Ballesteros (periodista)


Es un espacio web muy útil, completo y cómodo. La cercanía con la que el doctor Toral trata a sus pacientes internautas hace que sus consejos queden muy bien entendidos. Además, los videotutoriales (con su acertada línea desenfadada) son herramientas convenientes.

Ángel Barrajón (suscriptor)


Sin duda una buena web donde aclarar muchas de las dudas que de cuando en cuando me surgen. Agradezco el enfoque altamente científico de tus publicaciones.

José Sepulveda (ciudadano 2.0)


Ser médico es sin duda una profesión vocacional a la que uno queda conectado las 24 horas del día y cuando a eso le añades la pasión en el desempeño es cuando surge el innovador servicio de consulta online del Dr. Juan Toral, un médico que ha sabido entender que a medida que avanza la ciencia y se multiplica la burocracia, el acceso rápido y la comunicación de los pacientes con los galenos se vuelve cada vez más complicada,  se acabó el esperar horas innecesariamente para saber si la gripe va en serio o no, para esperar por la interpretación de una analítica , se acabó pedir cita, aguardar cola y perder la mañana esperando en la consulta para resolver dudas que solo están a un click de distancia de ser aclaradas rápidamente por “el médico que llevo en mi teléfono móvil”.  Excelente

Jose Antonio Trujillo (#MedicoMentor de freshhealth.es)


La e-medicina facilita la construcción de nuevos ámbitos de encuentro entre los pacientes y los profesionales. Las nuevas tecnologías solo pueden acercar a las personas si no olvidamos la vertiente humanista de nuestra profesión. El Dr.Juan Toral representa el nuevo humanismo médico 3.0

Este sitio usa cookies.

Usted acepta su uso. Saber más

Acepto
En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usalas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Política de Privacidad.